Manuel Puig, el narrador oculto